Capitulo 1: El Pozo del Horror

El pueblo enano ha decidido reclamar su legado, Shanatar, el mayor de sus imperios, compuesto de ocho reinos cayo hace 3000 años, y sus secretos y riquezas aun aguardan en sus salones. Esta es una historia de conquista, una epopeya de gloria y tragedia que culminara con un renacimiento o con la caída de la oscuridad perpetua sobre este antaño resplandeciente imperio.

Moderador: artemis2

Cerrado
Avatar de Usuario
Kharma
Mensajes: 2177
Registrado: Vie Ago 19, 2005 11:49 am
Ubicación: A las afueras de Madrid

Mensaje por Kharma » Lun May 21, 2007 10:39 pm

PYRADAR

Una elección peligrosa pero su única pista de momento, la verdad no le agradaba tener que dar vueltas para no llegar a nada. Al menos en el abismo tenían mas posibilidades de tomar contacto con el enemigo.

La lógica y el sentido común decían que arriesgarse a bajar cuando lo mas seguro que los otros tuvieran alas era poco mas que un suicidio. Y con esa maldita niebla impidiendo la visión, conjeturar lo que había en el abismo no era buena idea.

La idea de mandar a un explorador junto con el voluntario acabaron las discusiones. Para Pyradar fue una sorpresa que Hardash fuera el voluntario, siempre estaba al frente pero no era de esos tipos que se arriesgan sin necesidad. Quizás la curiosidad o algún otro sentimiento fuera mas fuerte que su razón. Desde luego si esa era su elección apoyaría la valentía de un compañero hasta el final.

Ver como el calishita confiaba en la magia para la exploración le incomodo de cierta manera, aun recordaba la ultima vez que lo hicieron. La magia fallo en el peor momento y tuvieron que rescatar a Arshin de una situación peliaguda. Pyradar no dudaba que algo saldría mal... despejo aquellos malos pensamientos de su cabeza y se concentro en la bajada.

Estaba alerta y con su martillo preparado para la acción. Estaba muy quieto observando las profundidades de la niebla, sin hacer un solo ruido sin moverse. Tal era su disciplina y su incertidumbre por la temerosa exploración. Paso el tiempo mientras sus ojos seguían fijos a la espera de cualquier reacción.

Al final cuando paso todo fue muy rápido. Un ruido al fondo, aleteos y Hardash siendo perseguido por una bandada de pequeños seres alados. Estaba en problemas y necesitaba su ayuda, Pyradar ya estaba dispuesto a lanzarse al combate.

En ese instante, quizás debido a sus instinto consiguió ver la señal de Alanthir antes de correr hacia el enemigo.

¿Cual era? Ahh... en el momento que la recordó empezó a retroceder con algo de pánico por si acaso era alcanzado por llamas frías o algo parecido. De todos modos espero a ser sobrepasado por el explorador y cerro el paso a esas criaturas que le perseguían. Su martillo freno en seco al que iba en cabeza y tras unos pocos golpes y un pequeño rasguño salieron huyendo de nuevo a la niebla.

- Bichos del demonio, ¡huid mientras podáis!No merecéis enfrentaros a nosotros – se rasco el rasguño ya que comenzaba a escocer.

- Buen trabajo Quellin – dijo inmediatamente después de la bronca de Volhm, haciendo caso omiso de sus palabras.

Aunque la lección sobre criaturas del Abismo no le tranquilizo. Una gran bandada de aquellas criaturas podrían ya ser peligroso.

- La verdad es que lo tenemos crudo, esos bichos tienen ventaja en el terreno...
Reinos Olvidados (Nuevo dominio)

Mi blog y tiras cómicas: La Tira de Dados

"¡¡Manticora!!" (La creencia popular dice que si eres herido por una manticora te acabas convirtiendo en una.)
"Destripo a un kobold para ver si se han comido a los niños" Derek, el mediano/hombre-lobo/niña

Avatar de Usuario
Bonaduce80
Coordinador RO Objetos mágicos
Mensajes: 4043
Registrado: Mar Jul 26, 2005 1:25 pm
Ubicación: La tierra de Adam Smith

Mensaje por Bonaduce80 » Mar May 22, 2007 1:32 am

ALBERIC DE TEMPUS

La situacion se prolongo un rato mas. El terreno no era el propicio para bajar sin ningun plan, en pos de problemas hacia lo desconocido, y sin embargo Hardash ofrecia hacer eso directamente. Como hacer que se metiera algo de sentido comun en su cabezota surenha? Tempus favorece el favor en combate, pero no la estupidez. Y sin embargo, pese a que admitia que el plan de Alanthir tenia el peso de la razon en sus palabras, algo le decia que el tiempo era un lujo que no se podian permitir. Asi pues, al final decidio dejar hacer al impulsivo calishita, una vez que fue dotado con algo de Arte por parte de sus companheros. "Al menos, eso reducira las posibilidades de que tengamos que bajar a por su cadaver", penso.

Alberic se arrodillo en el suelo, contando los segundos mientras se ponia el yelmo alado, y aseguraba los correajes del escudo en su brazo derecho, mientras dejaba el hacha cerca de su zurda. Se concentraba a la espera de cualquier signo de problemas. Notaba la tension en sus companheros, especialmente en Arshin. Parece que despues de todo...

De repente, las cavilaciones acabaron y se vio envuelto en una nube de enemigos furibundos. Hardash habia vuelto perseguido por unos engendros voladores, con una herida en su pierna. El primer golpe que recibio con el escudo le pillo en un angulo forzado, e hizo que se doblase el brazo de manera dolorosa, aunque sin llegar a dislocarse el hombro. Como respuesta, Alberic replico con un solido golpe de escudo, seguido de un balanceo con su hacha. El chasquido de metal contra hueso fue seguido por el aullido de la bestia, que reculo mientras el fiel de Tempus miraba a los lados para asistir a sus companheros. Los magos estaban haciendo su trabajo a distancia (con un precavido Alanthir dando la senhal de que iba a derramar su magia sobre el enemigo), y Pyradar dejaba que sus acciones hablasen por el una vez mas. Alberic se planteo utilizar algun don de su dios para ayudar a los demas cuando fue Quellin la que mostro un notable don con la magia divina... tal vez no hubiese sido mala idea traerla con ellos, despues de todo.

La batalla acabo tan rapidamente como empezo. Parece que las criaturas habian tenido bastante fiesta por ahora, aunque la informacion que les dio la enana no habia sido nada alentadora.

- Tengo tantas ganas de aplastar a esas bestias como el que mas, pero son nuestro verdadero objetivo? No deberiamos buscar aquello que haya hecho que seres como estos pululen a sus anchas por los tuneles? Si Volhm puede averiguar si nuestro camino nos obliga a seguir esa ruta, que asi sea. Pero si no, nosotros tenemos una mision, y el ejercito tropas suficientes como para eliminar esta infestacion...

Dicho esto, se presto a echar un vistazo a las heridas de los companheros. Finalmente, decidio derramar un poco de su magia sobre la herida del calishita.

-Ralimralar, has sido valiente en el combate, muchacho, pero la proxima vez asegurate de que tu exploracion no sea sobre los intestinos del enemigo, dijo, palmeando satisfecho la espalda del hombre de tez morena y extranho sombrero.


MJ: Alberic cambia un favor divino por un curar heridas leves para Hardash. Los demas, viviremos con las cicatrices por ahora. ;)
I am the Dark Lord of Mordor, I have forged the Ruling Ring, The Master Ring, The One Ring... TO RULE THEM ALL!!!

"Cualquier compromiso entre el alimento y el veneno conduce a la victoria de la muerte. Cualquier compromiso entre el bien y el mal lleva a la victoria del mal."

Avatar de Usuario
artemis2
Coordinador RO Geografía
Mensajes: 15837
Registrado: Jue Jul 14, 2005 4:53 pm
Ubicación: Oryndoll

Mensaje por artemis2 » Vie May 25, 2007 7:43 pm

El combate había sido breve pero intenso, no lo suficiente para haberos puesto en peligro, pero si lo bastante como daros preocupantes ideas sobre el efecto de una colonia mayor de aquellos varragoloquefuesen, como gustaba de llamarlo Hardash. Realmente las respuestas de Quellin habían sido tan clarificantes como preocupantes, sobretodo para la pobre enana que con aquellas respuestas se había ganado una suerte de reprimenda por parte de Volhm.

- En ningún momento he pretendido ocultar mi fe por el Padre Recio, sin embargo al no haber pregunta alguna por vuestra parte considere que no os era de interés.- Se defendió con garra la enana al parecer algo ofendida por las palabras de la maga. Aunque en realidad, como os dirían los enanos, fue una reacción muy tibia, pues ningún enana respondía bien a las acusaciones de practicar subterfugios e intrigas.

Alberic procuró rápidamente encarrilar la discusión hacia otros campos menos agrestes, en realidad ante una discusión entre la halruana y la enana incluso aquella sima se mostraba placentera, así que propuso seguir por el otro camino del desvió que os encontrasteis al venir hacia la grieta. La respuesta fue increíblemente uniforme y positiva, así que decidisteis tomar ese camino no sin antes notar que el silencio y la apatía parecían ir dominando las acciones del grupo.

Hardash y Arshin volvieron a tomar la delantera mientras Dueris y Alberic se ocupaban de la retaguardia. El sendero parecía ir descendiendo en espiral, y al cabo de un rato algunos comenzasteis a pensar que os llevaría hasta la entrada trasera de la guarida varragoin. El estruendo del combate caótico y los gritos llamándoos de Arshin parecieron confirmarlo sin lugar a dudas.

Pero para cuando llegasteis a la pequeña caverna en que ambos calishitas habían logrado meterse en problemas os llevasteis una buena sorpresa. Un par de docenas de criaturas informes, echas a retales de otras, enanos, quaggots y kuo-toas principalmente, luchaban contra la pareja que ya comenzaba a mostrar señales de cansancio a pesar de haber tumbado a algunos enemigos. Unos pocos entrevisteis que parecían cubrir un fardo gimiente, pero aquel no era el momento de preguntar por que se habían lanzado a proteger a aquella criatura sin consultar ni alertaros, pero a buen seguro lo habría. Los engendros resultaron ser tan duros como horrorosos, sobretodo por las partes enanas que os hacían sentir que habían sido profanados aquellos que aportaron las piezas para aquel mecano infernal. Las criaturas eran duras y resistentes, aunque caóticas y salvajes, con lo que a pesar de sufrir un castigo importante conseguisteis organizaros y destrozarlas, pues ninguna pidió cuartel ni se mostró dispuesta a retroceder lo más mínimo. Para cuando habíais acabado aquello era una carnicería, y los rostros de varios enanos, fijos ahora en la nada, os hacían sentir auténticos retortijones.

- ¿Por qué demonios habéis cometido una locura como es…?- Comenzó a prorrumpir Volhm, extrañamente apoyada por Pyradar, cuando se detuvo al verlo, sin poder creerlo.

Hardash se había limitado a atusarse el bigote y a apartarse mostrando a otro de aquellos engendros, aunque más menudo, menos horripilante, y desde luego no parecía loco, no de los peligrosos claro. La mayor sorpresa vino cuando la segunda cabeza de la criatura salio de bajo su tercer brazo, que nacía en su espalda y subía por entre las dos cabezas, un rostro familiar…


… el rostro de Ambert.

MJ: Alanthir ha sufrido 6 pg, Arshin ha sufrido 44 pg (un curar heridas moderadas de Alberic), Dueris ha sufrido 14 pg, Hardash ha sufrido 54 pg (ha recibido dos curar heridas moderadas, uno de Alberic y otro de Duréis), Pyradar ha sufrido 46 pg (un curar heridas ligeras de Dueris y otro de Quellin), Volhm ha sufrido 12 pg y Laab ha recibido 20 pg.
Las opiniones de este usuario, por increible que parezca, son opiniones, y como tales deben ser consideradas.

Is good to be bad.

Avatar de Usuario
Iridal
Mensajes: 10950
Registrado: Vie Abr 08, 2005 10:38 am
Ubicación: En las nubes...
Contactar:

Mensaje por Iridal » Lun May 28, 2007 11:44 pm

VOLHM

“Varrragoloquefuesen” Aquello hizo gracia a Volhm, sobre todo porque la nueva palabreja se le hacia más complicada que el verdadero término. Es como acudir al loross para salvar las complejidades del halruano, pensó, divertida.

Pero escuchó las explicaciones de la enana para acabar sacudiendo la cabeza.

-Si he ofendido, pido perdón. Pero no veo cómo no ha de ser de nuestro interés las facultades que puedas aportar al grupo, Quellin, así como aquello que te pueda hacer caer. Una cadena es tan fuerte como el más débil de sus eslabones; eso dice el viejo proverbio.

Volhm se encogió de hombros, y dejó correr el tema. Esperaba que Quellin hubiera entendido su punto de vista y no se hubiera limitado a ofenderse.

Siguieron camino, por una vez todos de acuerdo en la dirección a seguir. Y al parecer era la correcta, pues parecía conducir a la parte trasera de la guarida de aquellos seres infernales. O eso pareció indicar el estruendo del combate y los gritos de los dos exploradores. Corrieron hacia ellos, Volhm imaginando una emboscada, sus compañeros en peligro.

Cual no sería su sorpresa al ver que los calishitas protegían a una pobre criatura gimiente, manteniendo a raya a… ufff, a saber cómo se podían definir aquellas lamentables cosas. A Volhm le recordaron los experimentos que Akhrual de Credal había realizado hacía no tanto tiempo, vedados por la inquisición, como no podía ser menos.

-¡Por la paciencia del Supremo! –maldijo en halruano, pues el común no le ofrecía la misma comodidad en cuanto a improperios. Y es que aquellos lamentables seres resultaron ser tan tercos y graníticos como el propio Pyradar. Para cuando terminaron con ellas, la mayor parte del grupo estaba un tanto maltrecho, aun con las curaciones de los dos clérigos. Volhm permaneció aparte mientras los sacerdotes atendían a los más graves; su herida, aunque fea, no revestía mayor importancia, y no deseaba recibir el poder de un dios foráneo a no ser que fuese imprescindible –o al menos apremiante- hacerlo.

-¿Por qué demonios habéis cometido una locura como…? –protestó Volhm, dirigiendo la pregunta a los calishitas, mientras examinaba sombríamente su herida, y lo que era más preocupante, el desgarrón y la sangre de túnica. Pero Hardash se limitó a apartarse, dejando a la vista a la criatura que él y su compatriota protegían.

-¡Por el libro del Supremo y las nueve estrellas de la Señora! –exclamó, sorprendida-. ¡Ambert!

¡Pero aquello no podía ser! Ella había visto el cadáver de Ambert… ¿acaso el cuerpo que ella visto no era el de Ambert? ¿Tenía aquello sentido? El escudriñamiento no podía ser engañado tan fácilmente; el conjuro buscaba algo más profundo que la apariencia física, aquello que hacía a las personas ser lo que eran.

¿Un conjuro diseñado para engañar deliberadamente al escudriñamiento? Existían hechizos así, claro, aunque no se le ocurría ninguno que pudiera permanecer latente durante mucho tiempo, sin que resultase extraordinariamente costoso.

Si es que estaba muerto. Tal vez sólo había parecido muerto. O tal vez alguien había usado al pobre cuerpo de Ambert, mutilándolo para injertar su cabeza en aquel otro cuerpo.

-Ambert, ¿me entiendes? –inquirió Volhm-. ¿Qué te han hecho?

La cabeza de Ambert no contestó; parecía incapaz de ello, aturdido o quizá idiotizado. Pobre alma. Pero la otra cabeza parpadeó en respuesta, y dijo:

-Me llamo Gront. No sé… -Al parecer, aquel pobre ser poco recordaba de su vida anterior-. Era enano –añadió Gront con más convicción.

Gront tampoco parecía muy lúcido, pensó Volhm.

-Lo que pretenden esas criaturas está mal –añadió el otrora enano. Volhm miró los cuerpos de las criaturas que habían atacado a aquel lamentable ser, y pensó que sin duda no podían haber pretendido nada bueno, no-. Había muchos más de donde huí.

Volhm intentó asimilar aquello.

-¿Y de dónde huiste? –Pero no obtuvo una respuesta clara-. ¿Conoces a la cabeza con la compartes cuerpo? ¿Sabes cómo acabasteis juntos? –Demasiadas preguntas. Vaya forma de torturar a la pobre criatura, pensó. Tenía que ser desagradable para ella pensar en aquellas torturas.

-Pretenden multiplicarse hasta ahogar a sus hermanos imperfectos. No sé cómo acabamos juntos, tuvo que ser durante la forja. Tampoco sé quien es –contestó Gront. Volhm encontró curioso el símil enano referente a la forja, incluso en aquellas circunstancias, pero cada respuesta del enano parecía inducirle mil preguntas más que, al parecer, se iban a tener que quedar sin contestación por ahora. La infeliz criatura parecía asustada y confusa, como si algo le hubiese comido parte de su ser. Hablaba en un tono espeso y duro, como si estuviera algo aturdido o le costase pensar.

Volhm casi le preguntó: ¿te duele?, pero se mordió la lengua a tiempo. Acarició tranquilizadora a la pobre criatura.

-Nosotros no te haremos daño… -Pero sus ojos se llevaron más allá del engendro para fijarse en los otros. Pero, ¿qué iban a hacer con aquel lamentable ser? ¿Dejarle allí para qué muriera, a solas, o hasta que volvieran otros torturadores? ¿Llevarle con ellos?

A veces, los dioses son crueles.
Proyecto Eberron en Nación Rolera
Mundo persistente para partidas de D&D por foro
¿Quieres jugar? ¿Quieres dirigir? ¡Apúntate!


Toda la gloria de la mortalidad se refleja en el vuelo de un dragón, cuya belleza está hecha de la fuerza terrible, el delirio absoluto y la gloria de la razón

Avatar de Usuario
Larloch
Miembro del Círculo Interior
Mensajes: 18586
Registrado: Mié Abr 06, 2005 10:33 pm
Ubicación: Entre Netheril y la Roma clásica

Mensaje por Larloch » Jue May 31, 2007 7:35 pm

ALANTHIR

Una colonia entera. Aquello podía ser peligroso, sobre todo porque según la enana se reproducían con gran velocidad. ¿Cuál sería su siguiente paso? Seguramente salir como una exhalación a través del túnel por el que ellos habían subido... era dejar demasiados cabos sueltos si se iban. Pero también era cierto que no podían asaltar un sitio así tal como estaban.

- Deberíamos de informar al Warbear, vamos a dejar una fuente de enemigos potenciales azuzada. Es peligroso.

Se paró unos instantes. No solo lo era para los enanos, si no para ellos mismos, en caso de volver de su misión se podían encontrar con la cueva y los túneles infestados de varragoin. Era una temeridad y una estupidez.

- Sobre todo si se reproducen tan rápido, es posible que lancen una incursión por el pozo por el que hemos descendido y entonces lo más seguro es que cojan a los enanos desprevenidos. Y no solo eso, si no que cuando volvamos de nuestra misión lo podemos encontrar saturado de seres....

Miró sobre todo al clérigo nuevo, parecía el más sensato de todos, al menos había discutido con él los símbolos adecuados para coordinarse en un combate. Entendería su razonamiento. Al calishita ni lo miró, sabía que aquello lo aburriría igual que tomar las precauciones para descender por la cima. Y así había acabado todo, con un avispero azuzado y ellos retirándose... ¡Luz de luna! Maldijo para si mismo, era una situación potencialmente desastrosa.

Escuchó brevemente las palabras de la enana. Parecía que tenía diplomacia, Pyradar posiblemente le hubiese escupido a la maga en la cara. Esta parecía más como Dueris.... miró brevemente al enano acordándose de sus reacciones. Quizá sería mejor que fuese un término medio entre ambos enanos.

- Milady Quellin, no hay nada que reprocharos, habéis actuado bien. Ahora, si tenéis alguna habilidad más, decidlo por favor. La presencia de tantos varragoin me hace sospechar que los problemas con infernales son considerables, y de ser así, necesitaremos cada sombra de la Dama para lograr nuestro objetivo....

Antes que la discusión continuará, escuchó a Alderic inclinarse por una opción por la que continuar. Le pareció sensato, y por extrañas circunstancias, nadie más en el grupo pareció quejarse. Quizá podían empezar a funcionar como un verdadero grupo, a fin de cuentas, lo necesitarían cuando hicieran frente a los phaerimm...

Continuaron avanzando, mientras los dos guías iban explorando el camino que había por delante de ellos. Todo normal hasta que de repente los ruidos del combate parecieron golpearlos con fuerza, pero lo pero de todo eran los gritos llamándoles. Suspiró, no era la mejor forma de moverse por la Infraoscuridad esa...

Como era de esperar, el combate era caótico, pero lo que más le llamó la atención fue el hecho de que tanto Hardash como Arshin parecían proteger alguien. ¿Quién podía ser? La única respuesta lógica era algún enano o miembro de la Cruzada que hubiese ido a investigar, pero de ser así, no debería de haber pasado mucho tiempo....

Apenas había pensado eso cuando vio a los seres contra los que luchaban lanzarse sobre ellos. Se resguardo tras el grupo para preparar los conjuros que podía usar pero se detuvo unos instantes al contemplar a lo que se enfrentaban. Parecían pedazos de seres unidos sin más.

El combate fue rápido, apenas un leve rasguño que más que dolor le hacía sentir un leve escozor. Con gesto rápido cogió algo de agua para limpiarlos. No se fiaba los seres eran verdaderas corrupciones, no descartaba que pudiesen transmitir una enfermedad. Había que prevenir.

Mientras el resto del grupo estaba siendo atendido por los clérigos se dedicó a observar a los diferentes seres que habían muerto. No parecía haber una pauta común en ellos, era como si hubiesen ido cogiendo retazos de cadáveres o seres y con ellos hubiese jugado a encajarlos hasta formar el ser más desagradable posible.

Aquello denotaba poder mágico sin dudarlo, y todo aquello gritaba con estridente seguridad “Peligro” había que ir con cuidado, no quería verse reducido a ser una mera pieza de un engendro. Y menos si eso significaba estar junto con trozos de otros miembros del grupo.

Escuchó como tanto Pyradar como Volhm reprendían a los calishitas por su actitud suicida. Era lógico, él hubiese hecho lo mismo. Lo que no esperaba era el grito de sorpresa de la maga y al girarse, ver ¿la cara de Ambert?

Le miró levemente, aquello era una parodia de lo que había sido el enano. Pero le inquietaban muchas cosas. Según la maga, había muerto, pero ahora parecía diferente, es más, el ser parecía vivo y por los gestos que hacía el ser estaba vivo. ¿Lo mismos se podría decir de Ambert?

Se acercó lentamente, sopesando las palabras que iba a decir, por un lado, la forma en como habla el enano era la de alguien sin experiencia en lo que era la magia. Había que buscar símiles fáciles para sonsacarle la mayor cantidad de información posible.

- ¿Quién te forjó?.

Se giró hacía los enanos del grupo.

- Quizá si usamos un lenguaje vinculado a la forja le podamos sacar más información, desconozco muchos términos, pero sería interesante que vosotros hablaseis con él. Es más fácil hablar siempre con alguien de tú misma especie en una situación....- le dedicó una breve mirada.- complicada.

Miró como la maga le hacía la promesa de no dañarlo. Él se lo pensó mejor, no sabía nada del ser. ¿Se mantendría mucha de la personalidad de Ambert? Si era así, igual se mantendría el conjuro o compulsión que le había sometido cuando lo encontraron.... mala señal. Las falsas promesas no conducían a nada.

Por otro lado, estaba el sentido del propio ser. En un estado así, lo mejor que podían hacer por él era clavarle una espada en el corazón (aunque igual tenía dos o más corazones....) y poner fin a su suplicio.

Pero antes lo interrogarían, le sacarían la información que pudiesen y después se lo plantearían. Si hacía falta él mismo, era la costumbre que antes de estorbar a la Ciudad y consumir sus recursos era mejor la muerte voluntaria. En este caso era parecido, pero había un toque de piedad por aquél ser que parecía sacado de las fantasías de Moander.

Se acercó levemente a Alderic, la maga había dicho eso, pero más valía asegurarse e intentar concienciar al resto del grupo. Le susurró brevemente.

- ¿No creéis que el pobre infeliz esta condenado a enloquecer?.

Señaló brevemente a los seres que habían acabado de abatir.

- Ellos seguramente pasaron por un estado igual que este, habría que estar atento. No me gustaría despertarme con un ser de esos enloquecidos lanzándose sobre mi para destriparme...

- Además, el pobre ser ya es una parodia de lo que fue, lo mejor sería poner fin a su vida de forma limpia.....
Recopilación en proceso: Mi versión de la ciudad drow de Eryndlyn.

Ultima recopilación de información: La ciudad calishita de Almraiven

"El poder tiene su propia belleza. Quizá la más bella combinación de potencia y gracia entre las criaturas mortales de Toril sea la de un dragon." Sammaster, Tomo del Dragón

Avatar de Usuario
Kharma
Mensajes: 2177
Registrado: Vie Ago 19, 2005 11:49 am
Ubicación: A las afueras de Madrid

Mensaje por Kharma » Dom Jun 03, 2007 2:11 pm

PYRADAR

No le apetecía nada discutir, no allí. Podía sentir sus ojillos malignos y sus afiladas garras mientras se ocultaban en la sima. Así que olvido el tema, ademas Quellin era muy capaz de defenderse sólita contra aquellos humanos.

- Es una buena ir a ver que hay en ese túnel – respondió ante la idea de Alberic – cuanto mas sepamos del terreno mejor podremos informar.

Echo un breve vistazo a la oscuridad de la sima.

Aunque seria mejor cuanto antes o sera demasiado tarde.

El silencio se adueño de todos mientras seguían el nuevo camino, un sendero tranquilo. De todas formas Pyradar aun seguía atento a las alturas, imaginándose a aquellos seres alados esperando nuevas presas.

No tardo en darse cuenta del camino que seguían. Para los enanos andar por túneles y trabajar en ellos ea algo natural, enseguida podían averiguar cualquier cambio en ellos con precisión. Hizo unos rápidos cálculos mentales.

- Si el túnel sigue así, por el angulo y la inclinación creo que bajamos cerca de la cueva de esos seres – chasqueo la lengua pensativo y miro a Dueris – ¿tu que crees? Incluso podría llevarnos a la parte trasera.

No hubo mucho tiempo para hablar sobre el tema, al poco se comenzó a huir los ruidos de una batalla en la vanguardia. Los exploradores parecían estar en apuros, así que Pyradar no dudo en lanzarse en su ayuda con su martillo ya preparado.

- ¡Por la barbas de mi antepasado!¿Que son esos engendros? - el enano nunca había visto algo así y al principio vacilo, antes de lanzarse en mitad de la refriega en apoyo de sus compañeros.

Se acerco a uno de ellos y ataco su flanco describiendo un arco con su martillo. El impacto fue tremendo pero aun así la criatura apenas lo noto y su única reacción fue girarse hacia el enano con aquellas horrendas piezas de su cuerpo.

- ¡De que estas hecho!! - un gesto de desagrado cruzo su rostro al contemplar a las partes de enano en a criatura, su visión golpeo con fuerza su estomago y por eso apenas pudo ver venir el ataque.

Sintió una enorme fuerza golpear contra su pecho que le dejo sin aliento. Para una persona cualquier el golpe le hubiera derribado pero Pyradar solo se tambaleo hace atrás. Solo tardo unos segundos en recuperarse, con los dientes apretados descargo una furiosa lluvia de golpes de su martillo mientras era atacado por varios frentes.

Los seres no pedían cuartel y la lucha fue dura hasta el final. Todos los engendros ya yacían sobre la fría piedra mientras el cuerpo del enano esta lleno de tremendos golpes y moratones, le dolía todo el cuerpo aunque aun podía aguantar otra tanda de lo mismo.

Cuando la situación se calmo llego la hora de las explicaciones.

Pero la visión de la cabeza de Ambert corto cualquier replica por parte del enano. Fue un duro golpe para su mente y solo se pudo quedar allí parado mientras la maga indagaba sobre el asunto. Aun estaban frescos los recuerdos sobre Ambert y como le había fallado.
Las palabras de Alanthir le trajeron a la realidad pero ahora mismo no estaba de humor.

- Miradle, apenas puede articular palabras – en su voz había un deje de compasión – lo mejor es acabar con su sufrimiento. En su lugar yo quisiera la misma suerte y partir cuanto antes al Mordinsammar.

Miro por unos instantes a Dueris y Quellin, su mirada buscaba cualquier esperanza pero sabia que no lo había, era demasiado tarde para ellos.

- Debemos informar de nuestros descubrimientos cuanto antes y buscar aquellos que crean a los engendros – ya se encargaría su martillo de hacerles pagar tan gran ofensa a los enanos.
Reinos Olvidados (Nuevo dominio)

Mi blog y tiras cómicas: La Tira de Dados

"¡¡Manticora!!" (La creencia popular dice que si eres herido por una manticora te acabas convirtiendo en una.)
"Destripo a un kobold para ver si se han comido a los niños" Derek, el mediano/hombre-lobo/niña

Avatar de Usuario
Raelana
Coordinadora DL Geografía
Mensajes: 2324
Registrado: Vie Abr 08, 2005 12:39 am
Ubicación: Málaga
Contactar:

Mensaje por Raelana » Dom Jun 03, 2007 4:47 pm

HARDASH


Estaba herido, pero llevaba el turbante bien colocado y el bigote perfectamente tieso. Sus ganas de explorar no habían desaparecido y no puso objeciones a tomar de nuevo el puesto de avanzadilla del grupo. Le parecía que alguien había dicho de volver a informar, mientras que otro señalaba un nuevo pasadizo. Era mejor volver cuando hubieran explorado todos los túneles, quizás hubiera peligros en todos, o quizás no.

Le hizo una mueca cariñosa a Arshin antes de adentrarse en silencio en el túnel. Había visto su mirada cuando se ofreció para bajar a investigar a la sima, pero no podía dejar que bajara ella. Enfrentarse a un millar de monstruos era preferible a quedarse quieto mientras ella estaba en peligro.

Ahora avanzaban juntos, sus compañeros estaban detrás, avanzando lentamente por el camino que ellos consideraban seguros. ¿Lo era? Primero escucharon las voces y avanzaron aún más lentamente, luego los vieron, y los ojos de Hardash se abrieron de par en par por la sorpresa. ¿Ambert? o quizás no. Todo aquello era muy extraño, pero si querían descubrir el misterio tendrían que ayudar a aquella criatura antes de que acabaran con él.

Miró a Arshin y le indicó lo que pensaba hacer. Desenvainó su alfanje.

-Habría que avisar a los demás. Da la alarma -le dijo. No le dijo que volviera atrás y que se protegiera. Ella no iba a dejarlo solo y él lo sabía. De todas formas Hardash atacó primero, irrumpiendo en medio de aquellos extraños seres como una exhalación.

La lucha lo dejó exhausto, aturdido, herido. Pero Ambert o lo que quedaba de él estaba a salvo. Se apartó con una sonrisa de satisfacción para mostrarlo a sus compañeros, vio gestos de sopresa y cómo agobiaban al pobre con preguntas. Alguien sugirió volver a informar. ¡Ah! ¡Qué poco espíritu aventurero tenía el grupo! También alguien sugirió acabar con la vida de Gront/Ambert, desde luego el pobre no iba a tener una vida fácil en ese estado, pero había luchado por escapar y por sobrevivir. Si la suerte le había ayudado ¿quienes eran ellos para contradecir sus designios? No le habría resultado fácil esa huida.

-¿No deberíamos investigar primero de dónde vienen esas criaturas y cómo hacen "eso" ? -no quería ofender a Gront/Ambert, pero tampoco tenía demasiada facilidad de palabra-. Quizás Gront podría guiarnos y ayudarnos a investigar.

---------------------------------------------------------------
¡¡Yo no quiero matarlo!! ¡¡Pobrecillo!!
Mi blog: Escrito en Agua
Mi viddeoclip: Balamb Garden - The Ghost

Deberíamos dar gracias por los pequeños favores de la vida, como dijo el gnomo cuando se voló una mano cuando podría haberse volado la cabeza.


Asociación de Defensores de la Discípula Oscura y de Weis en Encrucijada (ADDOWE) Miembro nº 002

Avatar de Usuario
Bonaduce80
Coordinador RO Objetos mágicos
Mensajes: 4043
Registrado: Mar Jul 26, 2005 1:25 pm
Ubicación: La tierra de Adam Smith

Mensaje por Bonaduce80 » Dom Jun 03, 2007 5:40 pm

ALBERIC DE TEMPUS


Sorprendentemente, decidieron seguir su sugerencia. Tal vez no era tan sorprendente, ya que era el camino a priori mas rapido y menos problematico desde su posicion, pero llegar a una conclusion que tuviera que ver algo con el sentido comun en este grupo resultaba de algun modo refrescante.

Alanthir demostro una vez mas su frio raciocinio. No sabia de que palo iba el brujo, pero desde luego hacia gala de un pragmatismo que en una mision de este estilo era tremendamente valioso.

- Entiendo que tienes razon, Alanthir. Aun asi, este cometido es tambien nuestra mision principal, de modo que os ofrezco esta opcion: el Martillo de Enemigos puede concederme el don de enviar nuestras palabras hasta el campamento enano desde aqui. Podremos continuar sin tener que retroceder. Sin embargo, para ello necesitaria tiempo para meditar y rogar a mi dios por su favor.

Dejado el asunto de Quellin aparte (saber que podria defenderse por si misma, e incluso ayudarles le quito un buen peso de encima), continuaron avanzando, con los calishitas en cabeza y los sacerdotes en la retaguardia. "Otra vez distribuyendo nuestros efectivos de manera inapropiada", penso. "Como nos ataquen por sorpresa por alguno de los dos lados nos quedamos sin exploradores o sin clerigo enano..."

Alberic se pregunto como se las apanharia su avanzadilla, maxime dado que hasta donde el sabia no contaban con ningun medio para ver en la oscuridad sin luz. Gracias a Alba de la Victoria el no tenia ese problema, pero si se encontraban con algun desagradable habitante de la Suboscuridad sin posibilidad de reaccion...

El ruido de batalla parecio confirmar sus palabras, y el resto del grupo se apresuro a reunirse con los exploradores. Lo primero que vino a la cabeza del Alberic al ver ese pandemonium de criaturas mezcladas fue una palabra, "golem". Aunque no conocia mucho de esos artificios tipicos de magos, algunos sacerdotes solian atar espiritus elementales dentro de cuerpos de arcilla para ser usados como defensores o guardianes. Algunos magos hacian lo mismo con la carne de los muertos, y estas afrentas al ciclo de la vida y la muerte que trae consigo la batalla no hicieron mas que revolver sus tripas.

Parecia que Arshin y Hardash estaban sufriendo bastante en su... defensa de otra de las criaturas? Habrian sido hechizados? En cualquier caso, mantener al grupo vivo era la primera necesidad. Luego vendrian las preguntas.

Pyradar parecia tenerlo aun mas claro, mientras avanzaba para ayudar a los surenhos. Parecia sin embargo que las criaturas eran capaces de abrir brecha en el muro de cuerpos y acero que habian levantado. Esta vez, no obstante, no iba a apresurarse. Busco una posicion desde la que poder atacar de manera segura, ayudando a los demas sin comprometer su ofensiva. Esa tactica de apoyo le permitio colocar algunos golpes decisivos, cubriendo la espalda de Arshin cuando esta se dedicaba a enterrar sus dagas en uno de los engendros, cortando los tendones de la pierna que Pyradar habia amartillado en la rotula momentos antes... Dueris parecio comprender su estratagema, no muy lucida pero si efectiva, y se dedico a hacer lo mismo. Poco a poco, la marea de la batalla fue decantandose a su favor, aunque algunos de los seres consiguieron alcanzar su retaguardia antes de ser eliminados a conciencia por Hardash y Pyradar. Milagrosamente, el no habia sido herido, aunque otros nadie mas podia decir lo mismo.

El ver que la criatura que habian defendido era, o fue, parte de un enano que al parecer el grupo conocia de antes, resulto un golpe mas duro para el Crownshield que los que habia recibido durante la refriega. Los magos parecian resueltos a acabar con la criatura a base de preguntas, a falta de magia o acero, pero resultaba obvio que el ser no podria responder muchas con una mente tan destrozada como su cuerpo.

- Senhalanos el camino y nos encargaremos de acabar con esa forja de muerte y sufrimiento.

Alberic escucho las palabras de los otros integrantes del grupo sobre el destino del ser. Algunas miradas parecian atribuladas, especialmente las del joven calishita. Parecia a veces el mas inocente de todos ellos, el que mas sufria por el aspecto humano de sus decisiones, y tal vez solo por ello fuese una bendicion llevarle con ellos. La batalla es incruenta, pero nunca debe ser cruel. Sin embargo, una vez mas, encontraba en razonamiento de Alanthir irreprochable. Dudaba que sus motivos fueran los mismos, pero sus conclusiones indudablemente lo eran. Suspiro, sabiendo que una vez mas le tocaba decir lo que mas de uno pensaba pero no querria aceptar o decir siquiera.

- Ignoro cuanto conociais a este ser, pero parece claro que su cuerpo ha sido mutilado y violado para formar este engendro. Su mente esta obnubilada, y no sabemos cuanto tiempo podra mantenerse asi antes de atacarnos como sus congeneres. Ademas, se le obliga a luchar cuando su alma ha sido ya entregada a sus dioses. Si verdaderamente apreciais al guerrero que fue en vida, deberiais dejarle hallar el descanso en la muerte.

"Y despues, hagamos pagar al bastardo que hizo esto con la suya."

Dicho esto, se dedico a derramar los dones de Tempus para curar las heridas de sus companheros mas heridos.


MJ: Alberic se dedica a utilizar sus conjuros para sanar al grupo. A falta de que los demas decidan usar alguno suyo, utilizo un conjuro de nivel 2 y otro de nivel 3 Hardash, uno de nivel 1 y otro de nivel 3 en Arshin y uno de nivel 4 en Pyradar. El resto, por ahora que aguanten. Dejo los conjuros disponibles en Las paginas del Tejido para el proximo turno. ;)
I am the Dark Lord of Mordor, I have forged the Ruling Ring, The Master Ring, The One Ring... TO RULE THEM ALL!!!

"Cualquier compromiso entre el alimento y el veneno conduce a la victoria de la muerte. Cualquier compromiso entre el bien y el mal lleva a la victoria del mal."

Avatar de Usuario
Iridal
Mensajes: 10950
Registrado: Vie Abr 08, 2005 10:38 am
Ubicación: En las nubes...
Contactar:

Mensaje por Iridal » Dom Jun 03, 2007 6:19 pm

VOLHM

Escuchó las palabras de sus compañeros, meneó la cabeza.

-Pyradar, tal vez sufra, ¿pero no crees que esa decisión debería de tomarla él? Si desea que pongamos fin a su sufrimiento, así lo haremos, pero en caso contrario, ¿quiénes somos nosotros para tomar frívolamente una vida? –Meneó la cabeza-. Incluso los seres transformados por una magia cruel, o profunda, pueden encontrar que prefieren la vida al olvido de la muerte. Mientras hay vida, hay esperanza.

Ignoró los susurros de Alanthir, el adepto sombrío era siempre amante de los secretos, pero para ella era tan transparente como el cristal. Podía hacerse una buena idea de lo que estaría susurrando al oído del sacerdote de Tempus. ¡Bah, sharinos!

Volhm inclinó la cabeza levemente ante Hardash en señal de aprobación -¡quien le diría a ella que acabaría aliándose con el calishita que sistemáticamente minimizaba sus capacidades!-, y miró a Alberic serenamente.

-Yo veo aquí pensamiento consciente, y voluntad propia. Así que su alma no ha sido entregada a los dioses todavía. Una forma, mi buen sacerdote, no tiene por qué ser más consistente que el alma que nos hace ser lo que somos. Mira a la mariposa, y los cambios que sufre desde su ser como oruga, sin dejar de ser ella misma en todo momento. La magia puede actuar así, cambiando el exterior sin alterar el interior.

Los ojos de Volhm relucieron con un brillo azul mientras examinaba atentamente al infeliz ser compuesto por retazos de dos enanos.

-Aunque no detecto magia en él –dijo Volhm, parpadeando para disipar su visión de maga-. De modo que su fusión, o no es un producto de un proceso mágico… o la magia asociada a éste ha desaparecido ya.

Suspiró.

-Sigamos adelante. Hagamos pagar esta atrocidad a su creador, sí. Pero no matemos a esta infeliz criatura. No somos quienes para decidir por él… ellos. ¿Y quién sabe lo que encontraremos más adelante? Tal vez nos arrepintamos de tomar una decisión de la que no podremos desdecirnos. Nadie puede devolver alegremente la vida a los muertos.

Se volvió hacia Gront.

-¿Y tú qué dices, Gront? Es tu destino, es tu vida. Yo no decidiré por ti.
Proyecto Eberron en Nación Rolera
Mundo persistente para partidas de D&D por foro
¿Quieres jugar? ¿Quieres dirigir? ¡Apúntate!


Toda la gloria de la mortalidad se refleja en el vuelo de un dragón, cuya belleza está hecha de la fuerza terrible, el delirio absoluto y la gloria de la razón

Avatar de Usuario
Bonaduce80
Coordinador RO Objetos mágicos
Mensajes: 4043
Registrado: Mar Jul 26, 2005 1:25 pm
Ubicación: La tierra de Adam Smith

Mensaje por Bonaduce80 » Dom Jun 03, 2007 6:26 pm

ALBERIC DE TEMPUS

Escucho las palabras de la halruaana, meneando su cabeza.

- Segun tengo entendido, mi senhora, vos misma fuisteis la que descubristeis su cuerpo muerto tirado en una cuneta. A que debo atenerme entonces?

"Siento tener que recordaros que esto es un campo de batalla. Y en un campo de batalla no rigen las normas de la etiqueta o incluso la libertad de los individuos. Podemos dejarle marchar, y rezar porque no vaya a informar a nuestros enemigos. Podemos llevarle con nosotros, y que nos ataque en el peor momento posible. Pero es un personaje cuando menos potencialmente peligroso para nosotros y le hemos encontrado en territorio enemigo, asi que aqui no hay nada que decidir por su parte. O es un desertor del bando enemigo, o ES un enemigo. Me atendre a lo que diga la mayoria, pero no a las palabras de un ser que puede decidir matarme en cualquier momento."
I am the Dark Lord of Mordor, I have forged the Ruling Ring, The Master Ring, The One Ring... TO RULE THEM ALL!!!

"Cualquier compromiso entre el alimento y el veneno conduce a la victoria de la muerte. Cualquier compromiso entre el bien y el mal lleva a la victoria del mal."

Avatar de Usuario
Iridal
Mensajes: 10950
Registrado: Vie Abr 08, 2005 10:38 am
Ubicación: En las nubes...
Contactar:

Mensaje por Iridal » Dom Jun 03, 2007 6:55 pm

VOLHM

-Mentiría si dijera que entiendo lo que ha pasado –repuso Volhm-, pero el hecho de que un cuerpo parezca muerto no significa necesariamente que lo esté. Desgraciadamente, nos apremiaba la necesidad de alertar a la Cruzada del inminente ataque, y no pudimos investigar como los dioses mandan para confirmar aquello.

Miró al clérigo.

-Y cierto es que estamos en un campo de batalla, pero aun así yo no tomo vidas alegremente –repuso ella con frialdad-. Tomo vidas por necesidad, no por gusto. Y me niego a acabar con la vida de un ser indefenso al que conocimos en el pasado. ¿Que puede enloquecer más adelante, convirtiéndose en un peligro? Soy consciente de la posibilidad. Pero yo no actúo basándome en una mera posibilidad, en una mera sombra. La sombras son potestad de otros que estamos aquí –añadió, sin mirar al adepto sombrío-. Yo camino bajo la luz de Mystra.
Última edición por Iridal el Dom Jun 03, 2007 11:16 pm, editado 1 vez en total.
Proyecto Eberron en Nación Rolera
Mundo persistente para partidas de D&D por foro
¿Quieres jugar? ¿Quieres dirigir? ¡Apúntate!


Toda la gloria de la mortalidad se refleja en el vuelo de un dragón, cuya belleza está hecha de la fuerza terrible, el delirio absoluto y la gloria de la razón

Avatar de Usuario
Raelana
Coordinadora DL Geografía
Mensajes: 2324
Registrado: Vie Abr 08, 2005 12:39 am
Ubicación: Málaga
Contactar:

Mensaje por Raelana » Dom Jun 03, 2007 11:12 pm

HARDASH


El calishita tomó posiciones junto a la maga, estaba de acuerdo con ella. Aquello lo sorprendía un poco, no recordaba ninguna vez en la que hubieran estado de acuerdo en todo el viaje. Oyó las palabras de Alanthir y de Alberic, palabras sensatas, quizás; llenas de miedo tambien. No le convencieron.

Ambert había desaparecido y ellos no le habían buscado. Lo habían dejado para después, porque había otras cosas más urgentes. La vida de uno parecía poco parecía poco comparada con la misión que tenían. Se había sentido un poco culpable cuando Volhm les contó que había visto el cadáver de Ambert con uno de sus hechizos. En aquel momento pensó que quizás podían haber hecho más. Ahora tenía lo que quedaba de Ambert delante y sabía que no sería capaz de matarlo. Tampoco iba a dejar que lo mataran.

-Si tanto teméis el peligro no sé qué hacéis aquí abajo -dijo a sus compañeros-. Ya tuvimos a Ambert al lado, cuando era peligroso, y nadie dijo de matarlo. ¿Acaso tenemos que hacerlo ahora, porque tiene peor aspecto? Lo único que tenemos que hacer es vigilarlo mejor que la otra vez.
Mi blog: Escrito en Agua
Mi viddeoclip: Balamb Garden - The Ghost

Deberíamos dar gracias por los pequeños favores de la vida, como dijo el gnomo cuando se voló una mano cuando podría haberse volado la cabeza.


Asociación de Defensores de la Discípula Oscura y de Weis en Encrucijada (ADDOWE) Miembro nº 002

Avatar de Usuario
Shisei
Mensajes: 88
Registrado: Dom Jun 11, 2006 10:45 pm

Mensaje por Shisei » Dom Jun 03, 2007 11:29 pm

ARSHIN

Durante un momento Arshin estaba mirando a Hardash y ambos tenían ganas de explorar, durante un momento la mirada de ambos se cruzó y la dulzura y deseo de protección que tenían el uno por el otro le hizo dar un pequeño escalofrío por la espalda, tan dulce y agradable que pensó que sus sentimientos por Hardash eran más fuerte de lo que ella había pensado.

- VENID AQUÍ!!!!!- grito Arshin a todo pulmón para avisar a sus compañeros.

La lucha empezó alrededor de ella y había estallado con una fuerza que durante un segundo abrumó a Arshin sin embargo no había dejado a Hardash sólo por nada del mundo ningún compañero más caería mientras ella pudiera evitarlo, siempre estaría ahí y podría contar con ella. Las heridas eran importantes y sintió que iba a desvanecerse, durante un momento deseó que fueran mortales, tal vez entonces volvería su alma a aquella posada donde todos sus amigos la conocieron, tal vez estarían todos ellos esperando que ella fuera a reunirse con ellos, sin embargo no podía dejarse matar no mientras tuviera a alguien al lado, sobre todo mientras tuviera a Hardash a su lado tanto para protegerla como para ser protegido.

Y la lucha finalmente había terminado habían conseguido su objetivo y durante un momento mientras dejaba que curasen sus heridas se dejó llevar y se arrodilló para así poder descansar.

- Estoy de acuerdo con Lady Vohm no vamos a quitarle la vida a esta criatura, la hemos defendido ante la posibilidad de perder nosotros nuestras propias vidas, creeme que si Tymora le ha dado la posibilidad de seguir viviendo no seremos nosotros los que se la quitaremos.

Avatar de Usuario
Larloch
Miembro del Círculo Interior
Mensajes: 18586
Registrado: Mié Abr 06, 2005 10:33 pm
Ubicación: Entre Netheril y la Roma clásica

Mensaje por Larloch » Dom Jun 03, 2007 11:58 pm

ALANTHIR

¿El Martillo de Enemigos? No conocía esa deidad, debía de ser algún dios propio de la gente del lugar. Ignoró esa mención, ya había visto que la mención de dioses era delicada y ahora ni era el momento ni el lugar para debatir o enzarzarse en discusiones que no conducían a ningún lugar.

- Si es así, me parece correcto milord, lo importante es no dejar un enemigo detrás nuestro que puede atacar a los enano sin que estos lo sepan.

Sin embargo, parecía que la situación iba a degenerar en una nueva discusión, la verdad es que la cuestión cada vez era vez más inoportuna, hubiese ignorado la discusión, pero el calishita intervino y entonces lo miró unos instantes para después hablar. La refencia al miedo no hacia más que provocarle una sonrisa.

- Milord, los argumentos no se resuelven proclamando que el resto tienen miedo. Si quereis pensar que es así, muy bien adelante, hacedlo.- Pero consideraré que es mejor razonar con las paredes antes que con vos añadió para si mismo.

"Pensad por un momento en términos puramente lógicos, dejamos detrás un grupo de enemigos que han recibido un ataque. Estarán rabiosos y cautelosos, se prepararan y posiblemente empiecen a vigilar sus alrededores de forma constante. En poco tiempo es más que probable que ataquen a los enanos, que están por otro lado completamente desprevenidos. Y eso s no deciden seguirnos

No solo eso, si os descubrieron a vos en vuestra exploración significa que tenían magia para eliminar la invisibilidad que os escondía de ellos. Razón de más para enfatizar la necesidad de movernos con cautela."

Las implicaciones sobre Ambert y su abandonó le hicieron enfurecer aú más, parecía que el calishita pasa de ciomportarse de forma coherente a tener rabietas de un niño uthgar. ¡Ningún netherino se comportaría así!

- A Ambert no se le abandonó, se le buscó lo más rápido que se pudo y ya cometimos una estupidez considerable llevándolo con nosotros estando sometido al control de alguien. Control que fuímos incapaces de descubrir como lo ejercían, quién y que implicaciones podía llegar a tener...

Miro al engendro.

- Igual puede ser que quién lo controlaba antes ahora también lo haga. ¿No es casualidad que nos lo encontremos aquí cuando nos hemos alejado tanto de donde lo encontramos por primera vez?

"Las casualidades en la guerra no existen y menos cuando hay mucho en juego, así que hay que suponer lo pero. Y lo peor es que esto es una trampa".

Lo que más le hizo reír fue el comentario de la maga, disimulo las ganas que tenía de reirse a pleno pulmón, ¿decía que no actuaba por posibilidades? Si toda su defensa del engendro se basaba en ella, simplemente era lo que resultaba más fácil de asumir. ya sabía que ciertas decisiones eran inalcanzables para la mayor parte de la gente, esta era una de ellas.

Ignoró las palabras que le había dirigido la maga al engendro. Con gesto tranquilo se acercó al engendro y miró directamente a los ojos del que decía llamarse Gront.

- Has sufrido, apenas recuerdas quién eres y posiblemente en tú mente solo resuene un enorme vacío, una inmensidad de recuerdos perdidos en un doloroso tormento que te ha convertido en lo que eres ahora. Pensarás que no hay nada peor... estas equivocado, si que hay algo peor, el perder la razón, el olvidar por completo quién es uno. Eso es mucho peor.

Señaló a los seres que habían muerto.

- Fijate en ellos, antes estaban como tú, pero poco a poco fueron muriendo por dentro, consumidos por un caos interior que los convirtió en meras bestias sedientas de sangre incapaces de tener voluntad. Peones del que te convirtió en esto.

"Pero no todo esta perdido, hay esperanza, hay gestos que nos sitúan por encima del resto de los seres. Tú puedes hacerlo, simplemente ayudanos, dinos todo lo que recuerdas y después te ayudaremos de la única forma posible....Te daremos una muerte limpia y sin dolor."

Se mesó la barba y seriamente dijo.

- La muerte no es una tragedia, la muerte es honorable y no te quepa duda de que tú caso es así. Los dioses, incluso la Dama de la Perdida saben aceptar a aquellos que se sacrifican por el bien de su gente.

"Es tú salida, es tú victoria final, en el momento más doloroso de tú existencia, cuando todo se haya derrumbado, serás capaz de liberarte del yugo que se cierne lentamente sobre tí. Serás, libre... y serás recordado"

Se paró unos instantes, dejando que el engendro comprendiera las implicaciones de sus palabras. Y después añadió:

- Estoy seguro que milady Quellin o milord Dueris os bendecirán con la gracia de los dioses enanos e incluso yo, si lo deseais, os daré la bendición de la Dama de la Perdida, pues ella, más que ningún dios, comprende y entiende vuestro dolor, pues lo que vos perdisteis, ella ya lo perdió.

Después se apartó y se situó lejos del engendro, a esperar la respuesta o su respuesta, pero antes de ello dijo a Alderic.

- Opino como vos, en la guerra la moral pierde fuerza ante la sangre de la lucha. Lo mejor para él hubiese sido un corte limpio, sin estridencias, pero haberlo hecho así solo hubiese provocado problemas en el grupo, más discusiones y desunión y eso, a estas alturas es un problemas serio, muy serio.

MJ: Uso Engañar (+6) con el engendro para que se crea el discurso y nos ahorre problemas (eso si, después de que nos haya dicho todo lo que sabe).
Recopilación en proceso: Mi versión de la ciudad drow de Eryndlyn.

Ultima recopilación de información: La ciudad calishita de Almraiven

"El poder tiene su propia belleza. Quizá la más bella combinación de potencia y gracia entre las criaturas mortales de Toril sea la de un dragon." Sammaster, Tomo del Dragón

Avatar de Usuario
artemis2
Coordinador RO Geografía
Mensajes: 15837
Registrado: Jue Jul 14, 2005 4:53 pm
Ubicación: Oryndoll

Mensaje por artemis2 » Mar Jun 05, 2007 7:20 pm

- Yo…- Comenzó a decir Gront dudando ante las palabras de Alanthir, parecía sumido en una amarga derrota cuando, de repente, el fuego prendió en sus ojos.- ¡No! No quiero morir. No se quien soy ni que seré, pero se que no quiero morir.

- A mi me basta.- Declaró Quellin tajante adelantándose y depositando una mano que resplandecía sobre la frente de Gront.- Habla como un enano, y tiene espíritus enanos, en ningún caso ejecutare a un semejante sin posibilidad de redimirse. Habláis de batalla, bien pues yo os hablo de valor. Los de arriba tendéis a huir cuando veis vuestras batallas perdidas, pero para el pueblo recio la batalla es valor, y sin el valor de arriesgarse por aquello que uno cree, por honrar lo que es justo la batalla carece de todo sentido, pues no es más que carnicería…- Quellin comenzó a declamar en tono orgulloso hasta que parecido recordar que estaba frente a gente y sonrojándose se disculpo.- O al menos esa es mi opinión.

La discusión volvió a florecer entre el grupo, no parecía haber acuerdo posible, aunque Quellin no pareció querer intervenir más en aquello, posiblemente creyendo que era un asunto vuestro, ella podía acompañaros, pero no era del grupo. Aunque entonces la tibia llamada de la enana hacía Pyradar mientras observaba la cabeza de Ambert pareció llamar la atención de todos, pues todos notasteis la tensión en los ojos de la joven.

- No soy una experta en el tema, quizás vos seáis más capaz de identificar esto.- Dijo mientras apartaba parte del pelo de Ambert.

- Si, illithid.- Respondió Pyradar mirando intensamente a la enana, no sabía como conocía aquello de su pasado, pero se encargaría de encontrar respuestas.- Aunque tiene demasiadas marcas, es extraño ¿Un illithid con seis tentáculos?

Un nuevo clamor comenzó a alzarse entre el grupo por aquellas revelaciones y lo que implicaban para algunos. Y cuando ya parecía que de nuevo habías perdido el norte una voz clara como hace unos momentos parecía imposible os saco de aquella debacle.

- Ulitharid, los ulitharid tienen cinco tentáculos.- Respondió Gront como si estuviese despertando de una pesadilla.

- ¿Cómo sabes eso?- Preguntó Hardash con más curiosidad que suspicacia.

- Mi nombre es Danar Gront, Daethand, del equipo fronterizo de Sondarr, y combatí en la Gran Hendidura contra los illithids del enclave de Yraldryth.- Indicó el engendro, no tardasteis en recordar el nombre del líder de la guarnición que se había lanzado al rescate de sus semejantes. Estabais ante lo que fuese el antiguo superior de Ambert.

Gront os contó todo lo que recordaba, como murió luchando contra los quaggots, y como aquellos seres, que a su vez habían sido “cosechados” y “forjados” antes que Ambert y él, se lo hicieron a ellos. No sabía más sobre ellos excepto que provenían de un antiguo templo en ruinas que habían fortificado.
Última edición por artemis2 el Jue Jun 07, 2007 11:19 pm, editado 1 vez en total.
Las opiniones de este usuario, por increible que parezca, son opiniones, y como tales deben ser consideradas.

Is good to be bad.

Avatar de Usuario
Bonaduce80
Coordinador RO Objetos mágicos
Mensajes: 4043
Registrado: Mar Jul 26, 2005 1:25 pm
Ubicación: La tierra de Adam Smith

Mensaje por Bonaduce80 » Mié Jun 06, 2007 12:24 am

ALBERIC DE TEMPUS


Estaba a punto de volver a contradecir a la halruaana. Ella no comprendia los aspectos del campo de batalla, ni el deber de un soldado para con sus companheros caidos. Veia las cosas en una falta de colores digna de aquel que se cree poseedor de la verdad absoluta. Es decir, como todos los magos.

De magos iba la cosa, pues Alanthir comenzo una energica perorata que si bien probablemente tenia un origen muy distinto al suyo, no parecia disentir de sus conclusiones.

Sin embargo, Gront parecio recuperar parte del espiritu que debio tener cuando era un ser completo y no un fragmento de otro. Esto hizo dudar a Alberic. Y si verdaderamente quedaba alguna conciencia en ese amasijo de remiendos viviente?

Quellin hablo con la tosquedad y terquedad propia del Pueblo Recio, defendiendo con vehemencia a lo que quedaba de su congenere.

- No se si un sacerdote de Clangeddin opinaria del mismo modo que tu, Quellin. Yo tampoco lo tengo muy claro. Pero si reconozco la bravura de espiritu de Gront. Si verdaderamente quiere seguir presentando batalla a pesar de su estado, no me opondre a ello.

Y no todos los que vivimos en la superficie huimos frente a una batalla perdida,- respondio ferozmente- Algunos hemos luchado frente a cien veces nuestros enemigos y hemos perseverado. Y estamos dispuestos a hacerlo una vez mas, incluso por un pueblo que no es el nuestro.Los hombres caen, pero Tempus se alza.

En cualquier caso-dijo con un suspiro- no tenemos tiempo para esto. Si Gront quiere venir con nosotros, que asi sea. Si de mi dependiese volveria al campamento a informar de todo lo acaecido y descubierto-y a dejar a este ser con los enanos por si pueden ayudarle o, en el peor de los casos, a descubrir informacion sobre su naturaleza si se vuelve salvaje, penso.

"Pero es necesario saber quien esta detras de esto y que pretende... aparte de evitar el alzamiento de Shanatar como cualquier otra criatura en varios cientos de kilometros a la redonda que no tenga barba ni sea de piel grisacea..."
I am the Dark Lord of Mordor, I have forged the Ruling Ring, The Master Ring, The One Ring... TO RULE THEM ALL!!!

"Cualquier compromiso entre el alimento y el veneno conduce a la victoria de la muerte. Cualquier compromiso entre el bien y el mal lleva a la victoria del mal."

Avatar de Usuario
Raelana
Coordinadora DL Geografía
Mensajes: 2324
Registrado: Vie Abr 08, 2005 12:39 am
Ubicación: Málaga
Contactar:

Mensaje por Raelana » Vie Jun 08, 2007 4:31 pm

HARDASH


Se atusó el bigote mientras Alanthir soltaba su perorata delante de Gront/Ambert. La respuesta de aquel ser que había sido dos enanos no le sorprendió. Pocos enanos se dejarían convencer de algo, y mucho menos por un mago. Esperó la respuesta de sus compañeros, esperando que la resolución de Gront les hiciera cambiar de opinión.

Dejó de atusárselo cuando oyó a Gront dar las explicaciones que ninguno de ellos parecía tener. Así que el enano después de todo iba a resultar útil. Esperaba que eso bastara para convencer a sus compañeros. El clérigo de Tempus al menos había recapacitado.

-Gront podría ayudarnos a encontrar el lugar donde los bichos esos están haciendo esto a los enanos. En principio tenemos que seguir adelante pero no sabemos qué nos encontraremos después -sugirió, contestando a Alberic y mirando a Gront a ver qué decía él-. Si él desea volver con los suyos podemos aprovechar para mandar un mensaje.

-De todas formas, yo veo mejor seguir adelante y volver a informar cuando tengamos más información. Si vamos a estar yendo y viniendo no avanzaremos mucho.

Levantó el rostro y miró hacia la oscuridad que había delante de él. ¿Adonde les llevaría ese camino? Sería más fácil regresar, más seguro. Pero eso sería dejar un camino sin explorar. Se acercó a Laab a comprobar si estaba bien. Esperaba que sus compañeros se decidieran pronto.
Mi blog: Escrito en Agua
Mi viddeoclip: Balamb Garden - The Ghost

Deberíamos dar gracias por los pequeños favores de la vida, como dijo el gnomo cuando se voló una mano cuando podría haberse volado la cabeza.


Asociación de Defensores de la Discípula Oscura y de Weis en Encrucijada (ADDOWE) Miembro nº 002

Avatar de Usuario
Iridal
Mensajes: 10950
Registrado: Vie Abr 08, 2005 10:38 am
Ubicación: En las nubes...
Contactar:

Mensaje por Iridal » Vie Jun 08, 2007 7:45 pm

VOLHM

Volhm alzó los ojos al techo ante la respuesta de Alberic a la súplica de Gront por su vida, y la defensa enfática de ésta por parte de Quellin. Pero se limitó a decir brevemente:

-Sí, nosotros no somos quienes para tomar una vida inocente que por milagro o por suerte ha sobrevivido a sus enemigos. Trae mala suerte y una magia equivocada forzar al destino.

Dirigió una morada severa a Alberic, poco conforme con su frase sobre que dudaba que un sacerdote de Clangeddin estaría conforme con aquella decisión. Gront había demostrado voluntad e inteligencia, ¿qué más quería como prueba de que su alma aun no había sido entregada a los dioses? Pero pasó por alto la acusación de cobardía de Quellin; le importaba muy poco la opinión que tuviera la enana de ella y de sus métodos.

-Yo tampoco quiero volver ahora –dijo Volhm a Alberic y Hardash-, sería perder un tiempo que podemos emplearlo en investigar más a fondo este asunto. Pero sí deberíamos informar de todo esto. Si nos ocurriera algo, al menos habríamos aportado algo a la Cruzada. -Miró a los dos clérigos-. ¿Vuestros dioses os pueden conceder magia de comunicación a distancia? Yo dispongo de algo de Arte que podría emplear para eso, pero no es muy eficiente.

Examinó con curiosidad las marcas que Quellin les mostraba. Y en ese momento la memoria de Gront despertó, como si aquello hubiera estimulado recuerdos olvidados.

-Ulitharid… ¿cómo un illithid? –Examinó en silencio las marcas que Pyradar había creído producidas por un illithid-. Con razón no me había parecido arcana ni divina el aura que detectamos sobre Ambert, allá en el puesto de guardia. Así que sí que era verdad que nos veíamos con psiónica. ¿Qué significa eso? ¿El ulitharid intentó extraerle el cerebro? ¿Por qué no lo hizo? –Ambert parecía atontado, pero sin cerebro estaría mucho más “atontado”

Volhm sacudió la cabeza. Un templo en ruinas… ¿con qué finalidad crearían en él seres como aquel que tenía delante?

-Parece que nos espera un camino peligroso –se limitó a decir, sin embargo. Y miró preocupada la cabeza medio atontada de Ambert. Recordó cómo le habían manipulado, cuando aún era un enano de una sola pieza-. Si hay illithids por aquí cerca, creo que deberíamos tomar alguna precaución. La magia mental es peligrosa, y no me gustaría acabar como estos dos infelices…
Proyecto Eberron en Nación Rolera
Mundo persistente para partidas de D&D por foro
¿Quieres jugar? ¿Quieres dirigir? ¡Apúntate!


Toda la gloria de la mortalidad se refleja en el vuelo de un dragón, cuya belleza está hecha de la fuerza terrible, el delirio absoluto y la gloria de la razón

Avatar de Usuario
Larloch
Miembro del Círculo Interior
Mensajes: 18586
Registrado: Mié Abr 06, 2005 10:33 pm
Ubicación: Entre Netheril y la Roma clásica

Mensaje por Larloch » Mar Jun 12, 2007 9:57 pm

ALANTHIR

El engendro reaccionó, y la enana soltó un discurso sobre su pueblo y el contraste con los humanos. La miró con indulgencia, hablaba de valor e ignoraba por completo lo que había tenido que sufrir su pueblo.

- Entre mi gente es costumbre no menospreciar la gente con la que compartes el frente de batalla.

Después el enano empezó a recordar conforme Quellin les mostraba esas marcas. Azotamentes habían dicho? Apenas conocía esos seres pero el hecho de usar psiónica ya le suponía un problema grande.

Si Gort había sido cogido, o al menos su cadáver, por ellos, era posible pensar que podían haber manipulado a Ambert también se mantendría manipulado. Aquello apestaba por todos lados a trampa.

Les habían colado un espía, después, en una misión completamente lejana se lo volvían a encontrar, esta vez convertido en un engendro, y lo volvían a aceptar sin más. Tentaban demasiado la gracia de Tyche.

Confiaba que el clérigo enviase el mensaje de forma rápida, dejar de lado a los seres alados aquellos no era buena opción por mucho que el calishita considerase que había que seguir hacía delante.

Escuchó a la maga hablar sobre la psionica, no contestó con mirar a Pyradar ya sabía la respuesta de la situación.
Recopilación en proceso: Mi versión de la ciudad drow de Eryndlyn.

Ultima recopilación de información: La ciudad calishita de Almraiven

"El poder tiene su propia belleza. Quizá la más bella combinación de potencia y gracia entre las criaturas mortales de Toril sea la de un dragon." Sammaster, Tomo del Dragón

Avatar de Usuario
Kharma
Mensajes: 2177
Registrado: Vie Ago 19, 2005 11:49 am
Ubicación: A las afueras de Madrid

Mensaje por Kharma » Mar Jun 12, 2007 10:45 pm

PYRADAR

Pyradar solo podía cerrar los ojos y mover la cabeza cansado. No quería discutir, no quería participar en una conversación de palabras vanas que no llegaría a nada. Preferían agarrase a cualquier vestigio de vida aunque fuera deplorable y una humillación.

Aquel despojo que decía llamarse Gront quería vivir aunque fuera de así, siendo un engendro diabólico que algún día perdería la cordura. Para Pyradar no era valentía sino ser un cobarde, tomar el camino fácil y que todos puedan apaciguar sus consciencias.

No iba a decir nada, ya habían tomado una decisión que sin duda alguna pagarían mas tarde.

La discusión fue cortada por las palabras de Quellin. Había algo en la cabeza de Ambert que Pyradar examino con cuidado. Sin duda eran familiares pero a la vez diferentes... una palabra salio de su boca.

- Illithid pero... - aunque le vino a la mente porque la enana le había preguntado directamente – tiene demasiadas marcas, es extraño ¿Un sorbementes con seis tentáculos?

No pudo evitar el gesto de llevarse la mano a su cara y rascarse las cicatrices, un gesto automático cuando la repulsión comenzaba a llenar sus pensamientos... aunque acabar con una de aquellas criaturas con seis tentáculos le atraía.

Ulitharid, nunca había oído hablar de ellos pero ya tenia un nombre que poner a la criatura que iba a perseguir. Chasqueo la lengua ante el pensamiento de chafar la blanda cabeza con su martillo.

- Este descubrimiento nos da respuestas pero también mas preguntas – se meso la barba pensativo – ¿a quien pertenecen estas criaturas? ¿A los demonios o son los engendros de los desollamentes?

Sabia que continuar sin refuerzos era casi un suicido pero ahora tenia suficientes motivos para seguir, debía llegar al fondo de esta cuestión. No eran las mejores condiciones, aun no estaba muy seguro de la decisión de llevarse al engredo de enanos con ellos. Demasiada casualidad que lo encontraran... demasiada.

Sintió la mirada del mago oscuro, sabia que él tampoco se fiaba de Gront y lo tendría vigilado. Eran mejor cuatro ojos que dos, Pyradar no iba a dejar que cayeran en una trampa. No, esta vez no...
Reinos Olvidados (Nuevo dominio)

Mi blog y tiras cómicas: La Tira de Dados

"¡¡Manticora!!" (La creencia popular dice que si eres herido por una manticora te acabas convirtiendo en una.)
"Destripo a un kobold para ver si se han comido a los niños" Derek, el mediano/hombre-lobo/niña

Avatar de Usuario
Shisei
Mensajes: 88
Registrado: Dom Jun 11, 2006 10:45 pm

Mensaje por Shisei » Vie Jun 15, 2007 7:57 pm

ARSHIN

Durante un momento esperó la resolución de la conversación la cual a pesar de algunos le había resultado gratificante, ya que la idea de matarlo porque si no le había gustado en ningún momento, aunque con los antecedentes de una de las dos partes de aquel ser era lógica la prudencia.

Finalmente se decidió a acercarse hasta Hardash y con sumo cuidado se acercó hasta el oido de este de forma que ninguno de los demás presentes escucharan el susurro con el que se dirigía a este.

- ¿Hardash te parece bien que nos volvamos a adelantar e investigemos un poco del camino que nos espera?, aunque con los antecedentes que tenemos tras este encuentro tendríamos que ser mucho más cautelosos.

Tras decir esto esperó la respuesta del explorador mientrás que la cuestiones morales las dejaba en las buenas manos de Volhm y la comunicación a aquellos que estaban acostumbrados al uso de la magia.

Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado